Redes Sociales

siguenos en facebook siguenos en Twitter sígueme en Blogger Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest Canal de youtube

EL SEÑORÍO DE CRISTO



JESÚS EL SEÑOR DE SEÑORES



JESÚS EL SEÑOR DE SEÑORES
Introducción

1 Corintios 12
3 Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo.

Lucas 6
46¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?

Mateo 7
21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

¿Llamas a Jesús Señor?, ¿Porqué?, ¿Sabes lo que significa que Jesús sea el Señor?

Si llamamos a Jesús SEÑOR, debemos tener plena conciencia de lo que esto significa y verificar cuan aplicado está esta verdad en nuestra vida. Por lo que vamos a desarrollar el significado de la palabra Señor para que reconozcamos la autoridad del Cristo.

Diccionario
Antes de desarrollar, es necesario conocer el significado de los siguientes vocablos para luego relacionarlos con esta meditación, luego los distinguiremos entre el uso humano y el verdadero significado.

 [SEÑOR: Poseedor de estados y lugares con dominio y jurisdicción, con  prestaciones territoriales / Amo con suma autoridad sobre todo lo que es de Él / Con jurisdicción para castigar hasta con pena de muerte

Actualmente: Dueño de una cosa; que tiene dominio y propiedad en ella / Noble, decoroso  propio de señor, particularmente refiriéndose a modales, trajes y colores / Antepuesto a algunos nombres encarece el significado de los mismos. Término de cortesía que se aplica a cualquier hombre, aunque sea de igual o inferior condición]

[SEÑORÍO: Del Señor, Dominio y mando sobre una cosa / Territorio perteneciente al señor]

[REINO: Territorio o estado dependientes de un rey / Cualquiera de las provincias de un estado que antiguamente tuvieron su rey propio]

[REY: Monarca o príncipe soberano de un reino]

[IMPERIO: Acción de mandar con autoridad / Dignidad de emperador / Espacio
de tiempo que dura el gobierno de un emperador I Estados sujetos a algún emperador]

[EMPERADOR: Título de dignidad que se dio al jefe supremo de un imperio romano]

[CÉSAR: Título de los emperadores romanos / Emperador]

[SOBERANÍA: Calidad de soberano, dominio / Dignidad soberana, suprema / Alteza o excelencia no sobrepujada en cualquier orden inmaterial]

[SOBERANO: Súper, sobre, encima de / Que ejerce o posee la autoridad suprema / Elevado, excelente y no superado]

[SUPREMO: Altísimo / Que no tiene superior en su línea]

[AUTORIDAD: Potestad, facultad / Poder que tiene una persona sobre otras que les esta subordinadas]

[SIERVO: Esclavo / Nombre que una persona se da a sí misma respecto de otra como muestra de obsequio y rendimiento / En las religiones del mundo a las personas que profesan en orden y en comunidad los preceptos o reglamentos / El Hijo de Dios que sirve funcionalmente y fielmente a Dios por medio del Espíritu Santo, no por voluntad propia sino por la voluntad de un Señor]

Introducción:

2 Pedro 2
1 Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.
2 Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, 3 y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme.

La esencia del crecimiento del hijo de Dios radica en la capacidad de asimilar y comprender la verdad de Cristo; Esta verdad es Jesucristo mismo y esta verdad es absoluta.
Sin embargo a través del tiempo el hombre, mediante las religiones ha manipulado las Escrituras, las enseñanzas, generando lo que hoy se conoce como “verdades relativas”, incertidumbres, vacilaciones que solamente producen división blasfemando el camino de la verdad, por lo cual los hombres mismo somatizan a los maestros y a los ministros, siguiendo más a hombres que ha Cristo.

Hoy en día entre muchas religiones, entre muchas denominaciones evangélicas con distintas banderas y diferentes doctrinas entre sí, hacen que el cristiano esté expuesto continuamente al error. Entre tantas divisiones doctrinales, entre tantas diferencias rudimentarias, el cristiano se ve en la necesidad de apostar a aquella “verdad relativa” que estima que está más cerca del orden de Dios. Y aún cuando no esté de acuerdo callará y esperará.

El enemigo siempre está presente en cada obra que el Señor Jesús hace, espera a que los siervos se “duerman” para hacer lo que sabe hacer “engañar”, “tergiversar”, “sembrar cizaña”.
Jesús ordena algo y satanás ya lo está cambiando, transformando y jugando con las expresiones, lo ha hecho desde el principio.

Dios ordena:

Génesis 2
15 Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. 16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

Y el enemigo tergiversa:

Génesis 3
1 Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?

La clave que usa el enemigo, (que dicho sea de paso conoce las escrituras) es “disfrazar”, “invertir” o “transformar” la verdad de Cristo. Y esto no es novedad pues el apóstol Pablo ya lo había anticipado

2 Timoteo 4
3 Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, 4 y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.

El error de un hijo de Dios en la actualidad es crecer en un ambiente social acostumbrándose al lenguaje y prácticas de una congregación, se somete a las autoridades humanas y la respeta como institución,  abre su mente y apela a sus sentidos e instintos para intentar hacer la diferencia entre el bien y el mal, entre lo bueno y lo malo, entre lo correcto y lo incorrecto. Recibe instrucción de los maestros pero no desea crecer por sí mismo, siempre espera que la institución lo guíe y lo ayude.
El tiempo pasa y la cuestión a posterior es, ¿Qué aprendió?, ¿Cuanta edificación recibió?, Veamos

Qué significa?

Sin embargo el congregante nunca se pregunta: Qué significa “Iglesia”?, qué significa “Cristo”?, qué significa “el Reino de los cielos”, que significa “Señor”, qué es “creer”?, que es “fe”?, que significan todas aquellas palabras que utiliza en su expresiones cristianas?.

Hoy por hoy el hijo de Dios utiliza un vocabulario “cristiano” sin entender o comprender el significado de las palabras y desconoce que la base de su vida Espiritual radica en la plena conciencia y comprensión de esas palabras.

Una palabra tan importante como “Señor” se ha transformado en un adjetivo o término que carece de reconocimiento y valor.

Que significa “Señor”?, Qué es “ser un Señor”?

Llamamos a Jesús “Señor”, exaltamos su nombre, .. pero que estamos diciendo?
La palabra “señor” aparece más de 1400 veces en las escrituras y es de suma importancia para la vida Espiritual del hijo de Dios.

Si buscamos en un diccionario actual aparece lo siguiente:
DRAE: Señor; (Del lat. senĭor). adj. Que es dueño de algo; que tiene dominio y propiedad en ello. || 2. Noble, decoroso y propio de señor. || 3. Antepuesto a algunos nombres, sirve para encarecer su significado | 4. Persona respetable que ya no es joven. || 5. Título que se antepone al apellido de un varón o de una mujer casada o viuda. Señor González, Señora Pérez; o al cargo que desempeña. Señores diputados, Señora Presidenta; en España y otros países de lengua española, se antepone al don o doña que precede al nombre. Señor don Pedro, Señor don Pedro González, Señora doña Luisa, Señora doña Luisa Pérez; en gran parte de América, al nombre seguido de apellido. Señor Pedro González, Señora Luisa Pérez; y en uso popular, al nombre solo. Señor Pedro, Señora Luisa. || 6. Amo con respecto a los criados. || 7. Término de cortesía que se aplica a un hombre o a una mujer, aunque sea de igual o inferior condición.

De todos los posibles significados, el uso general que le damos es el último. Usamos la palabra señor como un término de cortesía y respeto hacia las personas mayores o adultas.
Sin embargo es un grave error si llamamos “señor” a Jesús en un término de cortesía.

“Señor” es un título, que para comprender su valor tenemos que remontarnos a la antigüedad y asociarnos con muchas otras expresiones las cuales describimos a continuación.

“Señor” en tiempos de la Iglesia primitiva era el título que se les otorgaba a los hombres poseedores de estados y lugares teniendo sobre ello pleno dominio y jurisdicción, también tenían autoridad y jerarquía, distinguidos entre las altas sociedades tenían esclavos y sirvientes a los cuales podían castigar hasta con pena de muerte.

Cada señor tenía un “señorío” en representación de todo aquello que dominaba.

Un “rey” es considerado un señor teniendo una escala mayor en cuanto a jerarquía y dominio. Considerado un monarca “soberano”.

Un “imperio” es un conjunto de reinados sujetos a una máxima voluntad o autoridad llamada “emperador”.

Un “emperador” es el señor supremo sobre todos los reinos. Dispone a voluntad sobre todo los reinos

“Cesar” es el nombre del título del emperador.

La palabra “soberano” significa que ejerce autoridad sobre lo suyo sin que nadie se lo prohíba, es un “super” que está “encima de” y no superado.

La palabra “autoridad” es la potestad o facultad que se tiene sobre algo o alguien denominado subordinados.

La palabra “siervo” o “esclavo” es la contra partida de la palabra señor y se les dice a todos aquellos que están bajo el dominio, autoridad o soberanía de un señor. Vale decir que no puede haber un señor sin esclavos como tampoco puede haber un esclavo sin señor.

Todas estas palabras han sido transformadas o desvalorizadas por una cuestión de formalidad o tradición. Por lo tanto es muy importante y de imperiosa necesidad retomar, revisar y revalorizar estas palabras que son la base de la verdad de Cristo.

Filipenses 2
5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

En la actualidad a cualquiera se le llama señor, pero antiguamente en tiempos del imperio romano solo algunos tenían este título.

El título de señor establecía un alto rango en la escala social de aquellos tiempos.

Es sabido que las escalas jerárquicas siempre han sido una necesidad en el estilo de vida del hombre. Desde la caída de Adán nunca existió la igualdad, el mundo utiliza una plataforma jerárquica piramidal, es un sistema en el cual las “formas” y “modelos” se formulan en orden decreciente, y dentro de este sistema jerárquico también están vigentes las escalas raciales o étnicas, las escalas del poder adquisitivo, las escalas de nivel científico…. Escalas todo es una escala, todo se rige por escalas.
El “status” o los estilos de vida son una realidad y no se puede ir en contra de estas formas, todas las leyes y reglas son dictaminadas por aquellos que tienen el poder y el control ya sean monarquías o gobiernos.
El pensamiento y anhelo del hombre tiende siempre a subir en estas escalas establecidas por el sistema. El concepto de jerarquía define el poder humano, su potencia física-mental, sus capacidades y su estilo de vida.

Sobre este mundo, sobre el sistema, usando el mismo lenguaje Jesucristo enseño por medio de Pablo al único soberano sobre todas las cosas visibles e invisibles. (Fil 2:11)

El “KURIOS

El vocablo “señor” proviene del vocablo griego “kuriov” (se pronuncia “kirios o kurios”), en Filipenses 2:11 la expresión: “οτι κυριος ιησους χριστος", οτιque (es) κυριος(el) Señor ιησουςJesús χριστος(el) Cristo/Ungido se traduce “ que JESÚS ES EL SEÑOR, el Cristo".

El significado y valor de “κυριος” "kurios" o "kirios" es muy amplio y muy rico, tanto que el vocablo “señor” que usamos comúnmente no alcanza para describir la amplitud del verdadero título.
Para facilitar la comprensión real y asimilar el concepto describiremos a “kyrios” como la suma de:

Jefe                            (Dirigente “Superior” de un cuerpo formado)
                        Dueño                       (Que tiene posesiones sobre cosas y personas)
                        Amo                           (Que tiene dominio sobre personas y cosas)
                        Soberano                  (Súper, ejerce la autoridad suprema)
+          Máxima Autoridad   (Altísimo, no tiene superior)
            KYRIOS = SEÑOR

De modo que cuando alguno confiesa que “Jesucristo es mi Señor”, está indicando que Jesús es su Jefe, su dueño, su amo, su propietario tanto de él como de todas las cosas que tiene, esta confesión indica que Jesús es su soberano, el dueño absoluto de su vida.

¿Es Jesucristo tu κυριοςKurios?.

1 Juan 5
19 Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.

Mateo 10
7 Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado.

Juan 18
36 Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí.

1 Corintios 7
22 Porque el que en el Señor fue llamado siendo esclavo, liberto es del Señor; asimismo el que fue llamado siendo libre, esclavo es de Cristo. 23 Por precio fuisteis comprados; no os hagáis esclavos de los hombres.

El hombre del mundo es un esclavo, y aunque lo niegue él siempre será un esclavo, nació dentro de un reino, dentro de un sistema, convive, trabaja, paga sus impuestos, tiene una existencia determinada, se le otorga un estilo de vida. El hombre común tiene un señor, depende de alguien o de algo, este señor es el mismo sistema, el mundo que tiene mil caras, mil formas malignas.
Jesucristo también es un Señor (por encima de todos) y tiene un Reino que está en el mundo pero que no es del mundo. Y como todo Señor tiene la capacidad de comercializar y comprar cosas y comprar vidas también, Él nos compró para su reino. Así que el mundo no tiene potestad sobre nosotros (1 Jn 5:18), el sistema ya no es nuestro señor, nuestro Señor es Jesucristo y pertenecemos a su reino. Y por ser esclavos de Jesucristo debemos obedecer y comportarnos como siervos, esperando siempre su aprobación en todas las cosas.

El título “SEÑOR” en Cristo Jesús le otorga la máxima autoridad. Él es el amo y todo lo demás son “esclavos”, siervos que están a su servicio, a su disposición.

Volviendo a la suma:

La palabra Jefe indica que Él da las órdenes y los demás obedecen, nadie debe hacer nada si no ha sido enviado u ordenado por Jesús, nadie debe sobrepasar su autoridad.

La palabra Dueño hace referencia de que somos de su propiedad, no somos de nosotros, ni del mundo, somos de Él y solo Él puede reclamarnos, fuimos comprados con su sangre, con su vida, para que la esclavitud en Cristo Jesús sea una esclavitud inmortal, eterna. Y también es dueño de todo lo que poseemos.

La palabra Amo está muy ligada a la palabra esclavo. A pesar que encubiertamente la “esclavitud humana” haya sido abolida, nosotros los hijos de Dios, somos esclavos de Jesús por el resto de nuestra vida.

La palabra Soberano implica que Él tiene el control absoluto de todos nosotros y de todas las cosas. Él rige con máxima autoridad.

La realidad del evangelio:

Hechos 2
36 Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo.

Con el verdadero conocimiento del título de Jesús retornemos a la época de los primeros discípulos.
Los discípulos comenzaron llamando “Rabi” o Maestro a Jesús (Jn 1:38), poco a poco según las circunstancias y experiencias por las que pasaban comenzaron a llamarlo “Señor” y esto se debía a los milagros que producía y por la autoridad con la que ejercía o decía las cosas.
Cuando llamaban a Jesús “Maestro” ellos se hacían llamar “discípulo”, más cuando reconocieron el Señorío de Cristo ellos se reconocieron como “esclavos” o “siervos”.

A través del libro de los Hechos, vemos que en las predicaciones formulada por los apóstoles siempre mostraban a Jesucristo como “El Señor”, el plan de salvación o el nombre de “Salvador” era consecuencia de la predicación. Lo vital y lo importante del evangelio fue y será siempre mostrar a Jesucristo como Señor, Rey Soberano y máxima autoridad.

Hechos 2
37 Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? 38 Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.

Cada vez que los apóstoles predicaron de esta manera el Espíritu Santo actuó con autoridad haciendo maravillas y sometiendo a los hombres que escucharon la predicación.
En todo mensaje en que se glorifique al máximo el nombre de Jesús, Dios obra plenamente en los corazones que le escuchan, haciéndole reconocer su maldad, sus malas obras, produciendo en ellos un profundo arrepentimiento y mostrándole por amor el perdón y la gracia.

La autoridad:

Mateo 4
18 Andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores. 19 Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres.

Mateo 8
22 Jesús le dijo: Sígueme; deja que los muertos entierren a sus muertos.

Mateo 9
9 Pasando Jesús de allí, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y se levantó y le siguió.

Mateo 19
21 Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.

Lucas 9
59 Y dijo a otro: Sígueme. Él le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. 60 Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y anuncia el reino de Dios. 61 Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa. 62 Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.

Lucas 14
26 Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo. 27Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.

Lucas 14
33 Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.

Juan 21
19 Esto dijo, dando a entender con qué muerte había de glorificar a Dios. Y dicho esto, añadió: Sígueme.

Jesucristo en los días de su carne y durante su ministerio siempre se comportó como un “Señor”. Él siempre estaba dando órdenes, cuando llamo a sus discípulos les dijo a cada uno de ellos con autoridad ¡Sígueme!, era una orden, nunca pero nunca pregunto si le querían seguir, tampoco ofreció opciones o alternativas para que le sigan, tampoco les decía que si le seguían le daría perdón de pecados, vida eterna, amor, paz; Nunca pero nunca hizo promesas o propagandas para que le siguieran. Simplemente les miraba a los ojos y les decía ¡sígueme! y cuando le seguían Él les decía que nadie era digno de seguirle sin antes abandonar todo lo que tenía para estar a su servicio.
Seguir a Cristo condiciona a la persona a un cambio total, a renunciar a todo, aún hasta su propia vida para ser esclavo de Cristo.

Juan 1
43 El siguiente día quiso Jesús ir a Galilea, y halló a Felipe, y le dijo: Sígueme.

Mateo 19
20 El joven le dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud. ¿Qué más me falta? 21 Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme. 22 Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones.

¡SÍGUEME!, ante una orden así solo tienes dos alternativas, o le sigues o NO le sigues, cumples la orden o NO la cumples.
Los discípulos le obedecieron, el joven rico se fue entristecido (Mr 10:17:31).
El evangelio, Jesús mismo es una disyuntiva a nuestra vida y a nuestra personalidad, cuando Él habla su autoridad se manifiesta con su palabra. Se pueden imaginar a Pedro, Jacobo, Natanael, Felipe, personas de carácter muy fuerte dominantes ante la orden de Jesús ¡Sígueme!. Es evidente que para que le siguieran tuvieron que quebrarse interiormente, preguntándose ¿Quién es éste para que le siga?, ¿Porqué me trata así?. Una cosa es cierta, ante la orden que se le ha dado solo tienen dos alternativas.

Mateo 11
12 Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.

La violencia interior de una persona frente a la orden de Jesús, su lucha, su mirada, todo en cuanto puede pensar y en pocos segundos se define si es hijo de Dios o no, si puede ser esclavo de Cristo o seguir siendo esclavo del mundo.

Pablo, una persona recta en el cumplimiento de la ley, estudioso y escudriñador de las escrituras, era un doctor de la ley, poderoso en el conocimiento de la ley, un personaje de mucha autoridad (sentado a los pies de Gamaliel “sacerdote fariseo principal del sanedrín”), este Pablo apuntaba a un orden religioso imperial con justicia sobre la ley judía, conocía a Dios desde los papeles y se estimaba fiel servidor de Dios. Pero un día se enfrentó a Él, y cuando esto ocurrió cayendo del caballo e intentando mirar hacia aquella luz que lo enceguecía dijo:
“¿Quién eres SEÑOR?” y luego “SEÑOR ¿Qué quieres que haga?” (Hch 8).
Pablo comprendió en primera instancia con quien estaba hablando, sabe que una luz del cielo solo puede provenir de Dios, aunque no podía conocerle porque no había comprendido aún el plan de Dios se dispuso bajo la autoridad de Cristo a tal punto que de perseguir a la Iglesia se transformó en el apóstol de los gentiles.

A partir de que los discípulos reconocieron a Jesús como su Señor, cambiaron sus vidas,
Pedro cuando redacta sus cartas comienza con: “siervo y apóstol de Jesucristo”
Santiago dice: “siervo de Dios y del Señor Jesucristo”
Pablo dice: “siervo de Jesucristo” (Ro 1:1; Fil 1:1; Tit 1:1)
Judas dice: “siervo de Jesucristo”
Juan dice: “de Dios Padre y del Señor Jesucristo”

Filipenses 3
8 Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo,

Efesios 4
1 Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados,

Gálatas 2
20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

Abre tus ojos, si tan solo nos detenemos a analizar la realidad con la que Pablo habla de lo que significa ser esclavo de Cristo y más aún el énfasis con la que determina el título de “Señor” en Jesús, comprenderíamos la verdad y la razón del evangelio.
Seguir a Jesús para ser su esclavo no es fácil.

Actualmente las personas que llaman a Jesús Señor juegan a dos o más puntas, hoy en día ¿Quién puede dejar a su familia para seguirle? ¿Quién abandona su trabajo o tareas para hacer lo que Él manda? ¿Quién cumple los requisitos para ser un siervo?.
Debemos tener mucho cuidado, cualquiera que no cumple y llama a Jesús Señor, se hace mentiroso y se condena a sí mismo, porque:

Mateo 7
21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

El Cesar
Hasta aquí hemos desarrollado el primer significado de la palabra kurios.
En épocas de Cristo había un solo designio a una sola persona como Señor, este era “El Cesar”, nombre del emperador, ante el cual siempre se afirmaba, que “Cesar es el Señor”, y esta expresión tenía tal fuerza que era un saludo obligado entre los romanos y sus súbditos y más aún levantando la mano asistían al saludo.
Uno decía: “El Cesar es el KYRIOS” y el otro respondía: “El Cesar es el KYRIOS”.

Luego los discípulos y los que creían en el Señor Jesús respondían al saludo diciendo:
“Jesucristo es el KYRIOS”, ¿Cómo?, ¿Quién?, NO!, Estás equivocado!, y siempre se agregaba: “A la cárcel”, “A la hoguera”, “A los leones”.
Los primeros cristianos, Hijos de Dios, preferían contestar que Cristo es el Señor y morir, si es necesario, antes que negarle, porque comprendían muy bien quien es la máxima autoridad y sabían que:

Mateo 10
32A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. 33Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos.

La realidad de aquella época era que Cesar era el Kurios de todo el Imperio Romano. El Cesar era el jefe, el que mandaba, el dueño de todo el imperio, de todo su territorio, aún cuando la gente tenía chacras, terrenos propiedades y se le permitía administrarlo, en última instancia todo pertenecía al Cesar. Cuando él decía “quiero veinte hectáreas de aquel lugar para hacer una plaza”, nadie se le oponía, porque era dueño.
Cuando a Jesús le preguntaron con respecto a los tributos e impuestos al Cesar, para tentarle, Él pidió una moneda y dijo: ¿De quién es esta imagen?, del Cesar respondieron entonces sabiamente y con verdad respondió: Dad al Cesar lo que es del Cesar (Mt 22:15-22).
Todas las monedas del imperio tenían grabada la imagen del Cesar, porque todo el dinero era de su propiedad, y todo el desenvolvimiento económico dependía de él.
La fuerza, la soberanía y la autoridad máxima sobre los hombres eran representadas por el Cesar, hasta que llegó Jesús hombre para obtener el Señorío Real.

LA OBTENCIÓN DEL TITULO

En el transcurso de nuestra historia, se han definidos épocas en la que los hombres conquistadores de pueblos establecían  reinos, reyes, emperadores, cesares.
Toda nuestra historia está llena de personajes que a través de la espada y ejércitos han tomado y sometido los territorios y demás reinos; La búsqueda fue siempre la de un solo poder, la de un solo líder, la de un solo rey, la de un único Señor, y lo obtenían matando gente, destituyendo reyes, haciendo guerras, basándose en la fuerza violenta, porque vivían bajo la ley “del más fuerte”, “la ley de la selva”. Una y otra vez se levantaron imperios.
Pero los que los hombres ignoran es que todos, absolutamente todos los imperios fueron puestos por Dios, ignoran que existe un solo y todopoderoso Rey y Soberano Dios.
La síntesis de la historia de la humanidad está resumida en las profecías del libro de Daniel y en el libro de Apocalipsis y muchos detalles se encuentran en los libros de los otros profetas.
Todos los hombres que se han hecho emperadores fueron puestos por Dios.

Daniel 2
21 El muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos.

Así que Señor son aquellos que han logrado el poder máximo sobre los hombres por voluntad de Dios.
Volviendo a Filipenses 2 (leyendo detenidamente 5 al 11), el proceso por la que Jesús ha pasado es una referencia directa hacia nosotros tanto espiritual como física.

Nota: Antes de describir las secuencias, queremos aclarar que el lenguaje utilizado es humano, o bien que el análisis está considerado desde el punto de vista humano, desde la condición de hombre.(Cuidado con la comprensión). Jesucristo es el Señor desde siempre y para siempre, desde antes de la fundación del mundo, lo importante del desarrollo es hacer notar como lo asume el hombre.
En la antigüedad solo un pueblo tenía reconocido como Señor a un Único y verdadero Dios (Los Israelitas), las demás naciones vivían sometidas a imperios y a falsos dioses (esto es “sin Señor”), pero luego aquel Señor de los judíos tomó forma de siervo, para extender su reino, hacia nosotros los gentiles. Y a partir de allí nació un nuevo pueblo que se asomó del mundo para heredar el mundo.

1º - Jesucristo se humilló
Cristo antes de nacer estaba en forma de Dios (Jn 1:1; Fil 2:5-7; Pr 8:22-31).
El ser supremo, Él creador del universo tomo forma de hombre. Siendo Dios no estimó el ser igual a Dios, no sacó ningún, pero ningún provecho de lo que realmente era, vino al mundo por voluntad del Espíritu Santo tomando forma de siervo, hecho igual, igual a los hombres, no era superior ni inferior. Jesús fue un hombre sin pecado, verdadero Hijo de Dios, verdadero hombre, verdadero Dios, pero creció al igual que nosotros de la misma manera y en circunstancias iguales, nunca durante treinta años (antes de su ministerio) mostró indicio de superioridad o poderes misteriosos, fue siempre un hombre que crecía y se llenaba de sabiduría y de la gracia de Dios y Dios estaba con Él. (Lc 2:40, 45-52).

Existen seres creados superiores e inferiores a nosotros, pero El Hijo siendo Creador, tomó forma de ser creado, esto es una verdadera humillación, totalmente en contra del ideal y postura del hombre que siempre quiere escalar, ser superior, queriendo evolucionar.

La siguiente pregunta te ayudará a comprender el despojo: ¿Quisieras dejar de ser hombre y ser un perro o una cucaracha???
La repuesta será siempre “NO, yo soy un hombre como voy a tomar forma inferior”.
Lo que realmente está ocurriendo en ti es que te estás aferrando a tu condición y no te quieres desprender de ella. Sin embargo El Hijo se hizo hombre en una degradación mucho mayor que la de nosotros haciéndonos un perro u cucaracha.
Mas aún, estando Jesús en la tierra nunca dijo ¡Atención, soy un hombre pero también soy Dios y he venido para que me sirvan. Jesús no vino para ser servido, sino para servir haciendo la voluntad del Padre, se humilló en un escalafón menor, debido a que debía obedecer y obedeció hasta la muerte.
Jesús cumplió su función “El Salvador”, asumiendo injustamente nuestra condenación, asumiendo el infierno de todos los hijos de Dios perdidos.
Jesús es perdón, restauración, vida eterna.

2º -  Dios le exalto a lo sumo

Mateo 4
8Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos,
9y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. 10Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás. 11El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían.

Jesús nunca buscó por si mismo el máximo poder como lo hacemos nosotros, nunca se exaltó así mismo como lo hacemos nosotros. A Jesús lo exaltó Dios.

Jesús en la tierra es Dios hecho hombre (Hijo Unigénito) y como hombre su condición ante si mismo en el Cielo (Padre) es la de un siervo, y siendo hombre comprendió quien es su Padre, como hombre supo que Dios es el Soberano y el que dispone de todas las cosas. Supo que Él no debía hacer su voluntad, sino únicamente la voluntad de Dios. (Jn 5:30)
En todo el tiempo en que estuvo en su carne Jesús no buscó el hacer su voluntad a pesar de conocer todo su potencial, Él podía por su propia capacidad levantar un reino en la tierra y permanecer para siempre en ese estado (en carne y sangre), Jesús tenía la capacidad y la potencia de levantar en poco tiempo un ejército y derrocar a todo los emperadores y reyes para establecerse como un único y eterno rey en la tierra. Se lo imaginan, se hubiera hecho dueño absoluto de toda la humanidad. Esto era posible porque Él sabía que todo era suyo y podía hacer con él lo que quiera.
Si Jesús hubiera querido esto, Él estaría reinando en carne actualmente sobre nosotros y estoy seguro que todo sería paz y armonía. Pero a Jesús no le atrajo esta posibilidad que satanás le mostró en la tentación. Me he puesto a pensar en la última tentación de satanás a Jesús y un profundo análisis desde varios puntos de vistas me sorprendieron y me han enseñado a humillarme y a amar a Jesús. Es maravilloso que Él haya dicho “vete satanás”, de otra forma toda la humanidad de principio a fin hubiera muerto eternamente.
Me imaginé por un momento estar frente a esa tentación y que me mostraran la gloria de los reinos y dije “pero esto es el todo de todo hombre”, quién podría realmente rechazar semejante oferta, yo no lo hubiera pensado dos veces, todo hombre de mundo se hubiera postrado ante satanás esperando que él le entregara los reinos preciados, esta tentación es realmente inmensa para cualquier hombre carnal y mortal. Pero en Jesús es mucho más grande la oferta, porque si a un hombre se le brindara esa oportunidad, su reinado duraría hasta que muera (no más de cien años), pero si Jesús hubiera aceptado su reinado sería eterno porque Él es eterno, y otra observación muy importante es que Jesús vino al mundo para establecer un reino, o sea que lo que satanás le estaba ofreciendo era lo que Jesús tenía como objetivo y aún con el camino más fácil para obtenerlo, porque Jesús sabía que su muerte en la cruz sería una experiencia horrible, tormentosa, dolorosa e injusta, basta recordar que oró tres veces pidiendo pasar de esa copa, (Mt 26:36-46). Esto es doblemente maravilloso, porque no solo rechazó la oferta de satanás sino que asumió la inmerecida y Horrible muerte condenatoria de cada uno de nosotros, soportó la ira de Dios que debía ser derramada sobre nosotros.
Mi pregunta ante semejante hecho fue: ¿Porqué?¿Por qué aceptar morir y rechazar los reinos que en definitiva eran suyos?
Y a partir de allí comencé a comprender porque “es” realmente mi verdadero Señor y el Señor de toda la Creación
Jesús no prefirió la oferta de satanás, porque si lo hubiera aceptado su reino habría sido sobre hombres que se mueren, su reino hubiera sido un reino en el que la muerte se apodera de su pueblo. A Jesús no le interesaba ser “el rey de los muertos”. Él quería ser “El Rey de hombres vivos”, y para ello debía deshacer el poder de la muerte. Pero para deshacer el poder de la muerte debía cumplir la ley como Él la cumplió y cumplida Él estaba justificado, pero con su sangre perfecta, santa, con su vida humana, compró a su pueblo que estaba muerto, con su vida pudo justificar a todos los hombres de su reino y así deshacer el poder de la muerte que había sobre su pueblo. Hemos sido comprado con su sangre (1º de Co 7:23). Somos esclavos “vivos” de Él.

Hechos 2
31 viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción. 32A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. 33 Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís.
34 Porque David no subió a los cielos; pero él mismo dice:
Dijo el Señor a mi Señor:
Siéntate a mi diestra,
35 Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies. 36 Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo.

Entonces en el momento de Jesús en la cruz, muerto Él, comenzó a comprar a su pueblo, es decir estaba abriendo la posibilidad de vivificar a su pueblo, pero Él estaba muerto, por tres días podríamos decir que se trataba de un pueblo que podía vivir, pero con su Rey muerto. Pero la fe, la obediencia y la esperanza de Jesús tuvo su fruto, aquel Rey alcanzó la gloria máxima entregada por su Padre quien lo levantó del seol y le dio un cuerpo glorificado y un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos y en la tierra y debajo de la tierra y todo lengua confiese que Jesucristo es el Señor para la gloria de Dios Padre por todas las edades, por los siglos de los siglos Amén. ¡Aleluya! Por el poder de nuestro Padre y por nuestro SEÑOR Jesucristo.

1 Juan 3
2 Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. 3 Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.

Ahora tenemos un pueblo vivo con su Rey vivo, ¡Y que vida! una vida eterna con un cuerpo glorificado sostenido en la esperanza; en la que también nosotros por medio de Él venceremos a la muerte y a todo su poder eternamente para obtener aquel cuerpo semejante al de nuestro Señor.
Es así como logró el Señorío sobre el hombre, dándole vida a su pueblo, comprándonos del reino de la muerte, para trasladarnos al reino de la luz (Col 1:13). No con dinero sino con amor.
Y no solo al hombre sino también al mundo entero, porque con su amor cubrió todo el mundo (Jn 3:16), a tal punto que en su muerte no solo está la esperanza de nuestra transformación sino también la redención de la tierra y de los cielos (Ro 8:18-25, Ap 21:1).
Es maravilloso semejante suceso y solo lo podremos comprender cuando realmente reconozcamos a Jesús como Señor y crezcamos Espiritualmente (Ef 3:14-21).

JESÚS EL SEÑOR DE LA CREACION

[POTESTAD: Dominio, poder o jurisdicción sobre una cosa]

[ESTRADO: Tarima cubierta con alfombra en la que se coloca un trono o la mesa de un personaje en actos solemnes]

[PRINCIPADO: Título o dignidad de príncipe. / Territorio sobre el que recae este título / Extensión sujeta a un príncipe]

Colosenses 1
15El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. 16Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. 17Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten; 18y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia; 19por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud,

Filipenses 2
10para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

Salmos 110     (Mateo 22:44)
1 Jehová dijo a mi Señor:
Siéntate a mi diestra,
Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.

Mateo 28
17Y cuando le vieron, le adoraron; pero algunos dudaban. 18Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.

Colosenses 2
10y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad.

No hacen falta agregar más palabras a las verdades bíblicas anteriores, lo que pretendemos es ordenar sencilla y simplemente con pocas palabras el dominio o señorío de Jesucristo.
Desde el inicio de la humanidad Dios ha puestos muchos reyes en la tierra, pero de todos ellos, hay uno que realmente es el verdadero Rey y Señor, “El Señor Jesucristo”.
Este Señor tiene varias distinciones y propiedades, que las ha obtenido por la obediencia a su Padre por cuanto ha sido perfeccionado en todo.

-          El Señor Jesús es el único Rey que ha permanecido para siempre. Es eterno
-          El Señor Jesús es el único que tiene vida.
-          El Señor Jesús es el único que tiene potestad sobre la muerte.

En forma particular enseñamos bíblicamente que JESÚS ES EL SEÑOR DE TODO LO CREADO. Pero no lo es meramente por su deidad preexistente. Cuando vino a la tierra y se encarnó, demostró antes los hombres el pleno dominio y autoridad que tenía sobre todas las esferas de la Creación

- Jesús el Señor del reino de los ángeles

Mateo 4
11 El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían.

Mateo 26
53¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y que él no me daría más de doce legiones de ángeles?

Estos seres espirituales superiores al hombre carnal, han sido creados por Él Hijo para colmar y rellenar todo su reino celestial y para que estén a su servicio, su posición es agradable puestos que están en la presencia de Dios y disfrutan trabajar para Él. Sin embargo un “tercio” de ellos ha sido engañado por el “querubín” y fueron hechos prisioneros hasta el día del juicio final. También hemos de destacar que Dios no ha procurado la salvación de tales ángeles. Jesucristo no se hizo ángel para salvar ángel, se hizo inferior a los ángeles para salvarnos a nosotros. (Heb 2:14-16, Jd 1:6)

- Jesús el Señor del reino de la naturaleza

Mateo 8
26El les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza. 27Y los hombres se maravillaron, diciendo: ¿Qué hombre es éste, que aun los vientos y el mar le obedecen?

Mateo 21
18Por la mañana, volviendo a la ciudad, tuvo hambre. 19Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; y le dijo: Nunca jamás nazca de ti fruto. Y luego se secó la higuera. 20Viendo esto los discípulos, decían maravillados: ¿Cómo es que se secó en seguida la higuera?

Estos versículos más allá de mostrar su potencia o su poder sobre las cosas, están para mostrar que Jesús hecho hombre nunca perdió su autoridad como Dios y así lo demuestra, Él fue Señor siempre, su autoridad no menguó, hacerse hombre no era renunciar a su Señorío sino extenderlo hacia los hombres.
La postura de Jesús es la de un Hijo obediente en condiciones humanas, pero su título de Señor es eterno. Él tiene autoridad, pero como hombre debe sujetarse a la voluntad del Padre, esto no es por capricho sino que es condición necesaria y es el ejemplo más claro de la postura de todo hijo de Dios frente al Padre.
Jesús tiene el control absoluto de la naturaleza, porque todo subsiste por Él, esto incluye nuestra naturaleza.

- Jesús es el Señor sobre el reino de los muertos

Juan 11
43Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! 44Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.

La resurrección de Lázaro, prueba fiel de que Él era el esperado, Él es el Cristo. “Yo soy la vida”, “aunque este muerto vivirá”. Pero más allá de librarnos de la muerte física (resurrección a un cuerpo glorificado), lo más importante es que Él nos libra del poder de la muerte y de la muerte eterna (ya nunca más seremos separado de la gloria de Dios), por lo que llamamos una salvación eterna. No pecaremos y nunca más se acordará de nuestros pecados.

- Jesús es el Señor sobre el reino de los demonios (por encima de Satanás)

Mateo 4
9y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. 10Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás. 11El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían.

Mateo 8
28Cuando llegó a la otra orilla, a la tierra de los gadarenos, vinieron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, feroces en gran manera, tanto que nadie podía pasar por aquel camino. 29Y clamaron diciendo: ¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de Dios? ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo? 30Estaba paciendo lejos de ellos un hato de muchos cerdos. 31Y los demonios le rogaron diciendo: Si nos echas fuera, permítenos ir a aquel hato de cerdos. 32El les dijo: Id. Y ellos salieron, y se fueron a aquel hato de cerdos; y he aquí, todo el hato de cerdos se precipitó en el mar por un despeñadero, y perecieron en las aguas

Lucas 4
32Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con autoridad. 33Estaba en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu de demonio inmundo, el cual exclamó a gran voz, 34diciendo: Déjanos; ¿qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Yo te conozco quién eres, el Santo de Dios. 35Y Jesús le reprendió, diciendo: Cállate, y sal de él. Entonces el demonio, derribándole en medio de ellos, salió de él, y no le hizo daño alguno. 36Y estaban todos maravillados, y hablaban unos a otros, diciendo: ¿Qué palabra es esta, que con autoridad y poder manda a los espíritus inmundos, y salen?

Cuando los espíritus inmundos veían a Jesús comenzaban a temblar ante su presencia y ya le estaban pidiendo que si los sacaba de allí los dejara ir a los hatos de cerdos. Él dio una orden en una sola palabra “Id”. Y no hubieran podido ir por si mismo porque necesitaban el permiso del Señor de la naturaleza para entrar en ellos. Cada vez que un demonio o una legión o hasta satanás mismo estuvieron frente a Jesús, tuvieron que someterse al mandato del Señor,  porque a pesar de la rebeldía y la desobediencia de satanás y sus demonios ellos seguirán bajo la autoridad de Cristo. La gente y los discípulos fueron fieles testigos de la autoridad ejercida sobre el reino de las tinieblas.
Este concepto encierra no solo la autoridad de nuestro Cristo sino también su soberanía sobre todo tipo de reino

- Jesús es el Señor sobre la humanidad

Juan 7
46 Los alguaciles respondieron: ¡Jamás hombre alguno ha hablado como este hombre!

Mateo 7
28 Y cuando terminó Jesús estas palabras, la gente se admiraba de su doctrina; 29porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.

Mateo 8
2 Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. 3Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante su lepra desapareció.

Mateo 9
2 Y sucedió que le trajeron un paralítico, tendido sobre una cama; y al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados.

Las personas cuando le oían predicar se sorprendían porque les hablaba como quien tiene autoridad, sanaba con la imposición de manos y algún otro método significativo pero el poder estaba en su voz. Tenía potestad de perdonar pecados.
El siempre estaba dando ordenes, cuando llamó a sus discípulos les dijo “Sígueme” era una orden, no les explicaba quien era, o porque debían seguirle, Él ordenaba y solo había dos opciones o cumples o no cumples.
En cierta ocasión, cuando lo estaban por apresar (Jn 18:5), le preguntaron quien era Jesús y Él respondió, “Yo Soy” y toda la turba retrocedió y cayó al suelo.
La personalidad de Jesús era la de un hombre sencillo, rostro y postura varonil, pelo corto, tenía una mirada que nadie podía soportar.
Nadie podía estar frente a Él sin sentir algún temor interno o reprensión cuando Él miraba o hablaba, porque era un Rey.
Jesús tiene autoridad sobre los seres vivientes: sobre su cuerpo para sanar; sobre su alma y su espíritu para salvar.
Una y otra vez se paró frente a las gentes y les dijo: “¿Quién de vosotros me acusa de pecado?. Nunca nadie pudo levantar un dedo, nadie nunca abrió la boca. Todos enmudecieron.

JESUS EL REY VENCEDOR DE LA MUERTE

- Jesús frente al concilio

Mateo 26
63Mas Jesús callaba. Entonces el sumo sacerdote le dijo: Te conjuro por el Dios viviente, que nos digas si eres tú el Cristo, el Hijo de Dios. 64Jesús le dijo: Tú lo has dicho; y además os digo, que desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo.

Ante todas las acusaciones Jesús callaba, pero a la pregunta del sumo sacerdote le respondió “Tú lo has dicho” y agregó la frase del libro de Daniel en señal cierta de que Él era el Hijo del Hombre, esto causó gran conmoción porque los sacerdotes sabían que el “Hijo del Hombre” nombrado por Daniel (quizás el libro más leído en esos tiempos) era el ungido de Dios, el Mesías esperado, El Salvador de los judíos y ahora este Jesús se declaró ante la repuesta de sus labios, no soportaron la verdad y les pareció blasfemia y el sumo sacerdote rasgó sus vestiduras.
“Y los suyos no le recibieron”
Jesucristo se presento a sí mismo: Él era el Mesías “El Hijo del Hombre”

- Jesús frente a Pilato

Mateo 27
11 Jesús, pues, estaba en pie delante del gobernador; y éste le preguntó, diciendo: ¿Eres tú el Rey de los judíos? Y Jesús le dijo: Tú lo dices.

Juan 19
7 Los judíos le respondieron: Nosotros tenemos una ley, y según nuestra ley debe morir, porque se hizo a sí mismo Hijo de Dios. 8 Cuando Pilato oyó decir esto, tuvo más miedo. 9 Y entró otra vez en el pretorio, y dijo a Jesús: ¿De dónde eres tú? Mas Jesús no le dio respuesta. 10 Entonces le dijo Pilato: ¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para crucificarte, y que tengo autoridad para soltarte? 11 Respondió Jesús: Ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada de arriba; por tanto, el que a ti me ha entregado, mayor pecado tiene.

Pilato tuvo miedo, quizás por sus vanas creencias y superstición en los mitos y religión del imperio romano, no sabía con quien estaba realmente y buscó una explicación. De repente se dio cuenta de que la sangre de un hombre a quien no conocía y al que llamaban “Rey de los judíos” y “El Hijo de Dios” estaba en sus manos y trató de librarse sin darse cuenta que tenía la posibilidad de liberarlo.
A Pilato le respondió con otra verdad. “El Padre es el que tiene la Autoridad

- Jesús frente a Herodes

Lucas 23
8Herodes, viendo a Jesús, se alegró mucho, porque hacía tiempo que deseaba verle; porque había oído muchas cosas acerca de él, y esperaba verle hacer alguna señal. 9Y le hacía muchas preguntas, pero él nada le respondió.

Herodes no recibió respuesta de Jesús. Jesús era el verdadero Rey de los Judíos, Herodes era un impostor.

- La humillación
Durante 3 años y medio Jesús demostró ser el Señor de todo y de todos, pero repentinamente todo cambió. Él que tenía todo poder en los cielos y en la tierra y Él que sujetaba con su autoridad a hombres, ángeles, demonios, fue prendido en el huerto de Getsemaní. Los hombres lo ataron y lo llevaron e hicieron de Él lo que quisieron, le escupieron su rostro, le injuriaron y Él permaneció en una actitud pasiva. Él que era Señor sobre los hombres estaba siendo sometido por ellos.
No actuó más con la autoridad que demostraba tener. Dios lo sometió a las autoridades de los gobernantes de la tierra. “Se estaba humillando”
Su cuerpo quedó colgado, sujeto por tres o cuatro clavos a una cruz. Así estuvo El Hijo de Dios, bajo las burlas de los que le pedían que se bajara de la cruz para creerle.
Ya había pasado el tiempo de demostrar, no quiso salir de la cruz.
Cristo en la cruz “se estaba despojando” de su poderío, se humilló hasta la muerte. Estaba solo completamente solo, los discípulos se habían ido, ni el Padre le miraba, le había desamparado, ni un ángel para servirle, porque era necesario que sujetara todo aquello que era suyo en sus manos de hombre, Jesús debía resistir como hombre todo el peso de la Creación para salvarlo y reconciliarlo con Dios pero como hombre. Y murió asumiendo injustamente la destrucción de los suyos y del mundo. El que tenía el poder sobre la muerte ahora moría, (“la herida en el calcañar”). Descendió al Hades y allí se encontró con el sufrimiento y con la cautividad (Seno de Abraham) Y esperó en el Padre para ser levantado juntamente con todo aquellos que durante tanto tiempo habían esperado a su Señor.
Jesús venció la muerte y aplastó la cabeza de la serpiente, dándole un golpe mortal, le quitó las llaves y resucitó al tercer día, ¡Aleluya!.

JESÚS VENCEDOR Y VENCIDO SATÁN

El que fue injustamente muerto mereció toda la gloria,  todo el poder y toda la honra. Con su sangre compró lo que se había perdido, con su vida dio Vida a su pueblo.
Porque este Señor no compró con dinero nuestra vida, sino que con su vida pagó nuestra muerte para darnos una nueva Vida a nuestro ser.

Esto nos demuestra que:   EL SEÑOR ES AMOR

A partir de allí recuperó todo lo que estaba perdido. Está sentado a la diestra del poder de Dios y mora en nuestros corazones con su Espíritu Santo.

Hebreos 10
13de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies;

1 Corintios 15
26Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte.

Esperamos hermanos que tomen conciencia acerca de en quien han creído y de lo que significa estar bajo el Señorío de Cristo, no busquemos que el Señor nos ayude en este mundo, busquemos hacer su voluntad.
Los días son malos y el Señor Viene, apresúrense a despertar y a trabajar en el Señor.


La Paz de nuestro Gran Dios y Señor Jesucristo contigo

IGLESIA EN CASAS

INTERLINEALES ELECTRONICOS

NT INTERLINEAL GRIEGO - ESPAÑOL

CONCORDANCIA Y DICCIONARIO TRADUCTOR GRIEGO ESPAÑOL DE NT

LIBROS MAB

ORGANIZACIÓN MINISTERIAL DE LA IGLESIA

EL CRISTIANISMO ACTUAL

¿DENOMINACIÓN CRISTIANA?