Redes Sociales

siguenos en facebook siguenos en Twitter sígueme en Blogger Sígueme en Likedin Sígueme en Pinterest Canal de youtube

RUDIMENTOS BASICOS PARA UNA IGLESIA EN CASA



Introducción

Apocalipsis 3
1Escribe al ángel de la iglesia en Sardis: El que tiene los siete espíritus de Dios, y las siete estrellas, dice esto: Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto.

Apocalipsis 2
4Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.
5Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.

En la meditación anterior, habíamos expuesto las diferentes causas por la cual debemos retomar  “las primeras obras” que se traduce a que las familias cristianas busquen los valores primitivos y primordiales perdidos y que son la base del objetivo del Evangelio (Hch 2:42-47) y que a su vez son el sostén de una familia en Cristo Jesús.

“Tienes nombre de que vives, y estás muerto”, con estas duras pero verdaderas palabras el Señor Jesús refleja que penosamente y debido a la alta contaminación y corrupción de la mayoría de las congregaciones se ha apagado el Espíritu del Señor en las reuniones y lo han suplantado por esos tales “avivamientos” que no son otras cosas que doctrinas de demonios con ruidos y ritmos mundanos que solo apelan a lo carnal, a los sentidos y a las emociones humanas y que no tiene nada de Espiritual.

Es por haberles cedido el control a la religión institucional (que solo hace alarde de su falso poder y falsa autoridad), que la Iglesia del Señor ha perdido hasta la más mínima calidad de vida cristiana requerida según la santidad declarada en las Escrituras.

Es un hecho concreto que la mayoría de las congregaciones están perdiendo lo que deberían estar obedeciendo, muchos siervos han hablado claramente al respecto, expresiones tales como: “La Iglesia le está dando la espalda a los principios Espirituales y bíblicos”
“Una predicación que no llame al arrepentimiento y a la renuncia de la vida pecaminosa no es parte del Evangelio”.
“Es pésimo ver a una congregación donde se reúnen a aplaudir, cantar, alegrarse y fuera de ella siguen en el mismo desenfreno que los demás”.

Hermanos somos conscientes de la gran deserción que existe en todas las instituciones religiosas, algunas justificadas, otras en su mayoría injustificadas por una cuestión de afinidad o gusto humano. Lo que tenemos que decir al respecto es que la desazón o la desilusión o el apartamiento para no hacer nada no te llevarán al Cielo, que te apartes de la apostasía para no hacer nada no te llevará a la salvación, una fe estancada solo producirá que seamos vomitados (Stg 2:14; Ap 3:16). Nada justifica que puedas relajarte habiéndote alejado de la apostasía, tienes que retomar el Camino Verdadero, luchar y defender el Evangelio y seguir viviendo el Evangelio.

Obviamente no justificamos la deserción, al menos no sin luchar y luego de haber hecho lo necesario (oración, exhortación, disciplina) para que la congregación se vuelva de sus errores y se arrepienta; Si en el peor de los casos la comunidad persiste en el error o pecado o persiste en seguir a las doctrinas y tradiciones religiosas y no a Cristo, pues entonces debe prepararse y luchar por sostenerse y sostener a su familia y a otros hermanos fuera del corral religioso.

De una forma u otra al margen de las reuniones de fines de semana, nosotros exhortamos a todos los cristianos a que retomen los valores perdidos, sin dejar la comunidad a la que asisten un par de horas, nosotros incitamos y persuadimos en el Espíritu y con soporte en las Escrituras que todos busquen durante la semana mantener una vida Espiritual en familia, capaces también de ser de soporte a otros hermanos. Lo que estamos pidiendo en el Señor puntualmente es que se nieguen al estilo de vida en el mundo y propongan su hogar como un hogar cristiano, haciendo del hogar un centro de reuniones diarios para la oración, meditación, discipulado y ayuda al hermano (Hch 2:42-47). A pesar de la contrariedad por parte de la institución miren en las Escrituras las demandas del Señor para su vida y cuán importante es “volver al primer amor” y a las “primeras obras”. Nunca debimos haber dejado las reuniones en casas, la congregación de fines de semana son necesarias pero sin dejar las reuniones familiares.

Habíamos también hablado de la contrariedad por parte de las religiones respecto de la Iglesia en casas, que a muchos ministros no les gusta por el hecho de que no quieren perder el control sobre la masa congregacional y también porque tienen temor de que la Iglesia despierte y se vuelva a Cristo. Pero hemos demostrado que una de las verdades ineludibles dentro de las Escrituras, es el hecho de que la Iglesia comenzó en casas y se congregaban en casas (1 Co 16:19; Col 4:15; Ro 16:5,23; Flm 2), y el Señor trabajaba fuertemente bajo esta plataforma (Hch 2:47). Y yo les aseguro que Cristo sigue trabajando fuertemente con esa plataforma, Dios está confirmando con su Espíritu en muchas casas que se puede vivir la plenitud de Cristo en la sencillez de los hogares, y en muchos casos está reemplazando a las grandes congregaciones por la Iglesia en casas.

Algunos consideran este movimiento como “la renovación de la Iglesia del siglo XXI”, pero no es una renovación, es simplemente volver a lo que Cristo ha enseñado desde un principio, puede que sea una renovación para aquel que no es consciente de la historia de la Iglesia, o porque desconozca las Escrituras y el sentir del Espíritu.
La Verdadera Renovación es que el Espíritu se encienda en nosotros, que despertemos y que preparemos nuestras lámparas, preparemos nuestros hogares, nuestras familias, para velar en santidad esperando al Señor, porque Viene.

RUDIMENTOS BÁSICOS

Esta meditación tiene el propósito de mostrar a grandes rasgos ciertos rudimentos básicos que se pueden aplicar para alcanzar un hogar cristiano apto para ser de soporte para otros hermanos. A su vez disponemos de una guía de cómo usar las meditaciones de APOYO BÍBLICO.

Existen diversidad de formatos, algunos muy bíblicos y que están descriptos en la internet, en todo recomendamos tomar lo bueno desechar lo malo, discernir y considerar.
En muchos casos esta meditación servirá para aquellos que alejándose de las estructuras religiosas puedan retomar la senda cristiana y los valores primordiales para sostener una Vida en Cristo Jesús juntamente con las familias.

Primeros pasos y objetivos personales en el Espíritu del Señor:

1 Tesalonicenses 4
3pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación;

1 Tesalonicenses 5
17Orad sin cesar.

Juan 8
31Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; 32y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

Cualquiera fuere nuestra condición, lo primero que debemos hacer es reconocer nuestra pésima condición ante el Señor, arrepentirnos y comenzar con la oración diaria y la lectura diaria de las Escrituras, obviamente esto requiere tiempo, lo que implica que deberemos “sacrificar” o ceder las horas que dedicamos a la televisión, o a un deporte o a una actividad social, en algunos casos será necesario renunciar a las amistades mundanas, al trabajo excesivo, al yugo desigual (referido a todo aquello que nos involucra directamente con actividades mundanas). Nada se logra si no nos despegamos del mundo, de su vanidad y de su afán (1 Jn 2:15-17; Stg 4:4; Ef 4:22; 2 Co 6:14-16; Lc 14:25-33)

Por mas impetuosa disposición de amor o celo en el Señor, no vamos a lograr nada si primeramente no hincamos las rodillas ante el Señor Jesús todos los días, consideren que el Señor Jesús necesito más a Pedro velando (Mt 26:40) que sacando la espada para herir a causa del Señor (Jn 18:10).
Así que lo primero que debemos activar es nuestro motor Espiritual, encender el Espíritu con oración, mucha oración, clamando por una santificación por compasión y por aprender obediencia, clamar porque nos conceda en su gracia participar del vituperio verdadero en honor de aquel que lo hizo todo por amor.

Recomendamos leer o escuchar los siguientes archivos:

El Señorío de Jesucristo:

¿ Aceptar o Convertirse ?:

Tenemos que comprometernos con nosotros mismos a orar un par de veces durante la semana, para que luego ganemos un espacio cada día y al final tener al menos tres tiempos de oración en un mismo día, es todo un desafío lleno de pruebas y contrariedades pero que si perseveramos el Señor obrará grandemente (Jr 33:3). De la misma manera con la lectura bíblica, recomendamos esforzarse en leer por lo menos 3 a 4 capítulos al día del nuevo testamento intercalado con salmos, proverbios, y demás libros a posterior.

Recomendamos leer o escuchar la siguiente meditación que habla sobre la Biblia:


Dependiendo de la condición, debemos también alcanzar paulatinamente al núcleo familiar cristiano, es decir comenzar a sumar uno a uno a cada familiar al tiempo de oración ganado y que comenzará a ser un tiempo establecido de oración. Si estamos solos, bueno sería buscar algún hermano con el mismo sentir, buscar la guía Espiritual para alcanzar aquel que sea digno y se considere un buen compañero de milicia “Donde están dos o tres reunidos en mi nombre allí estaré” (Mt 18:20).

Tenemos experiencias que expresan que luego de duras batallas y durante casi 6 meses de solamente oración orientada a la santificación y al clamor por un cambio, acompañado de lectura se gana un espacio fijo para el Señor cada día.

Si quieres ganar una carrera debes dar todo de ti y tendrás la recompensa en el Señor

1 Corintios 9
24¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis. 25Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible.

A quienes estén interesados en ser usados por el Señor les recomendamos estas meditaciones:

- Lo que cuesta ser discípulo del Señor Jesús:

- La carrera Espiritual de tu vida:


Buscando y Preparando y formando un lugar apropiado
Quienes estén dispuestos a trabajar fervientemente en el Señor con Iglesia en casas deberán establecer parámetros y rudimentos básicos.

Primeramente una Iglesia en casa debe tener como primer objetivo o primer ministerio el de fortalecer Espiritualmente al núcleo familiar y posteriormente ser de soporte para otros hermanos que requieran desarrollo Espiritual y oración. El objetivo es alcanzar la santidad y la integridad para ayudar a otros a alcanzarla edificándose mutuamente y compartiendo todo lo que el Espíritu vaya a brindarles.

La Base de todas las reuniones serán siempre, oración, lectura, meditación, discipulado, posteriormente se pueden agregar alabanzas con himnos y cánticos Espirituales.

Lamentablemente hay que resaltar que existen ya ciertos movimientos apostatas tales como el G12 u otros movimientos por parte de la cizaña religiosa que nuclea familia para los propósitos de la institución y no de Cristo. Hay que tener mucho cuidado con las infiltraciones y en lo posible ser muy celoso con las personas con la que se vayan a reunir.

Actualmente existen también reuniones llamadas “células” de una religión que es una práctica paralela pero dependiente de la cabeza institucional denominacional y que no son buenas por el hecho de que se sigue una planificación religiosa con objetivos humanos de arrastrar más gente a las congregaciones para facilitar el engrandecimiento económico de los ministros y la institución. A estos debemos evitar.

Con muchas oraciones se logrará armar una base solida que incluya un grupo humano cristiano fortalecido en el Señor, obviamente se requiere de ciertas cosas tales como:

-       Un hogar cristiano: Lo primordial es buscar o constituir un hogar cristiano en su totalidad, es decir que todos los miembros que componen el grupo familiar sean cristianos, esto evitará diferencias con el yugo desigual.

-       Un espacio determinado: Se requiere que la familia base tenga la posibilidad de disponer un espacio (garaje, galería, habitación o un patio) para las reuniones, como también la posibilidad de accesar a algún sanitario.

-       Las reuniones no deben superar 4 o 5 familias a contener, es decir en un espacio hogareño en general caben unas 20 personas como mucho y ese podría ser el tope. El objetivo no es llenar la casa o las reuniones sino que el grupo familiar se afiance en un vínculo Espiritual centrado en la oración y meditación.

-       La representación del grupo debe estar constituido por dos o tres personas bien comprometidas y del mismo sentir, es decir, preferentemente el jefe del hogar con otros hermanos que estén bien nutridos de la Palabra y que reflejen requisitos básicos expuestos en 1 Ti 3:1-13; Tit 1:5-16

-       Disponer horarios acordes o en común acuerdo para las reuniones

Compartir:
Según expresado en 1 Co 14:26-40: Todas las tareas y servicios deben hacerse ordenadamente y proponiendo un formato básico de trabajo que incluya un tiempo de oración mancomunado, compartir salmos, proverbios o alguna palabra, una meditación general, también se puede agregar alabanzas.
El grupo deberá reconocer al jefe de familia y a los hermanos que presiden, todos deben colaborar en la limpieza del espacio, en la ayuda mutua, suplir también con accesorios tales como sillas, bancas, mesas, biblias o material de estudio.

Recomendaciones:
Recomendamos evitar proponer comidas o venta de productos cosméticos o accesorios a los que participan de la reunión, en general debemos evitar cualquier otra actividad fuera de la base de la reunión.

Las reuniones no deben ser extensas, a lo sumo 1 hora (60’) u hora y media (90’). Comenzar una vez a la semana y alcanzar si fuera posible 3 veces por semanas. Puede usarse un día para disponerse solo de oración y otros días para las demás actividades.

Las tareas serán repartidas en común acuerdo con el debido compromiso por parte de todo el grupo.

Es bueno disponer de una pancarta que especifique los objetivos y métodos de la reunión que pueda ser leído por todos y así mantener una armonía y un orden.

Recomendamos NO recoger ofrendas, ni diezmos, ni proponer construcciones o adicionales, antes bien, bueno sería velar por la necesidad de algún hermano necesitado previamente expuesto en oración y con la ayuda mutua.

Con el tiempo se puede proponer un estudio sencillo de doctrinas básicas, posteriormente un discipulado centrado en las Escrituras que edifiquen a todo el grupo.

Está abierta la posibilidad de reservar algunos días para visitas de personas no conversas o en camino de conversión para usar ese tiempo para la Evangelización. Pero recordar que el objetivo es mantener actividades centradas como Iglesia para luego alcanzar los próximos objetivos.

Aunque no sea de agrado las mujeres deben callar (1 Co 14:33-35) en el sentido de que no podrá enseñar a los hombres ni imponerse como autoridad o guía, pero obviamente es libre de exponer algún salmo o palabras, o bien guiar a las mujeres y niños en lo que el Señor exponga.

Cuidarse de los profetas lisonjeros y de extraños que se acercan y quieren imponerse o adueñarse de las reuniones.

Cuidar a sus adolescentes y jóvenes, para los tales tenemos esta meditación:

Obviamente como grupo se verán afectados por situaciones sociales, problemáticas de matrimonio o vidas desordenadas, ante los cuales recomendamos no imponer con ligerezas las manos, ni participar en pecados ajenos, (1 Ti 5:22) sino más bien reprendiendo con solicitud y amor (Ef 5:11) para que las personas reaccionen y no se queden consentidas sino que produzcan un cambio Espiritual, renovando la mente y el corazón (Ef 4:23).

Toda situación se reprende con santidad, primero santidad, primero el cambio de mente y de espíritu y luego se alineará a las personas a que ellas mismas resuelvan sus problemáticas.

Oración con ayuno particular o grupal
El ayuno es una herramienta muy especial que actualmente se usa de mala manera debido a las pésimas influencias religiosas.

Primeramente jamás se debe ayunar estimando que tal sacrificio en la carne vaya a cambiar la Voluntad de Dios para que brinde lo que considere necesario, eso no funciona así.

Tanto la oración como el ayuno no se deben plantear como una solicitud esperando a que el Señor esté de acuerdo a nuestra petición, no se debe usar el ayuno y la oración como un método de convencimiento o como la manera de cambiar la opinión de Dios.
Nosotros no vamos a cambiar la Voluntad de Dios, somos nosotros que debemos buscar su voluntad.

1 Juan 5
14Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.

Hebreos 13
21os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo; al cual sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Es así que la oración y el ayuno debe estar centrado de un propósito del Señor en nuestra vida. La oración con ayuno es una disciplina a implementar para que nos modifique a nosotros, el sacrificio es renunciar a la carne y sus deseos para ponerse en armonía con Dios y prepararnos para recibir lo que Él quiera darnos o revelarnos.

¿Cómo ayunar?: Hay distintos tipos de ayuno, la mayoría están indicados en el Antiguo Testamento, en el Nuevo no tenemos referentes sino solamente el del Señor Jesús (Mt 4:2), por lo tanto si Él lo hizo nosotros también debemos seguir su ejemplo, obviamente no el hecho de ayunar cuarenta días, pero si el de ayunar y de seguir sus pisadas (1 Pe 2:21; 1 Jn 2:6; Jn 13:15).

Los ayunos en las Escrituras son:

-       Ayuno según el libro de Ester (Est 4:16) que consiste no solo en no comer sino tampoco en no beber líquidos durante tres días. Un ayuno difícil de implementar pero que tiene un muy buen efecto en las oraciones.

-       Ayuno según lo hizo David (2 Sa 12:16-23) que consiste solamente en no comer sólido pero si beber líquidos (preferentemente agua solamente, o jugos de frutas o caldos) durante un espacio de una semana.

-       Ayuno según lo hizo Saúl y de manera grupal (1 Sa 14:24) que consiste solamente en la abstención de alimentos por un día.

-       Ayuno según lo hizo Daniel (Dn 10:2-3) de varios días en particular Daniel lo practicó por 3 semanas y que consistía en privarse de “algunos alimentos” entre ellos carnes, alimentos con grasa o aquellos que se consideran delicados o abundantes, tampoco tomó vino y un detalle importante es que tampoco usó perfumes o ungüentos.

-       Ayuno según lo hizo Esdras (Esd 8:21) que consistía de manera colectiva (sobre la totalidad de la nación) abstenerse de comer sólidos solamente.

Además hay referentes de las prácticas religiosas de los fariseos.

El punto es tener bien en claro el tipo de ayuno a disponer y en todos los casos acompañarlos de oración. Un ayuno sin objetivos no tiene ningún tipo de sentido o valor.
 
Pero actualmente yo les sugiero, que no solo practiquen el ayuno de comidas o líquidos sino también de todo su ser, es decir, cuida tus ojos lo que ven, has ayuno de televisión, de video, de computadoras, si tu boca maldice, has ayuno de palabras y cierra tu boca y solo ábrela para orar, si estás sumergido en alguna pasión oscura, o en un pecado que está invisible a los ojos de los hombres pero no a los ojos de Dios, lucha con ayuno y oración, entrega tu carne, tus pecados para que todos los géneros carnales maligno de naturaleza pecaminosa sean aplacados en el Nombre del Señor Jesucristo.

Recuerda que lo imprescindible en toda obra es que el siervo de Jesucristo sea íntegro, el Señor responde de acuerdo a la integridad (2 Sa 22:26; Job 36:4; Sal 19:13; Sal 37:37; Sal 119:80)

Si tienes algo pendiente con el Señor, soluciónalo con oración y ayuno. En muchos casos las pasiones más oscuras y vergonzosas solo se eliminan con verdadero ayuno y oración, esto es parte de la santidad.

Por último:
Una vez que un núcleo familiar se ha fortalecido se procederá a alcanzar a otras familias con el mismo sentir.
Lamentablemente también tenemos que brindarles los resultados, porque según experiencias sabemos que 1 de cuatro grupos o solo 2 grupos de cinco logran sostener una verdadera Iglesia en casa. En muchos casos hemos visto que sin disposición, sin santidad, sin oración no se llega muy lejos.
La Iglesia en casa debe ser continuas carreras, perfeccionándose para alcanzar la Venida del Señor.

Que el Señor los bendiga y sean guiados por el Espíritu del Señor.

Aquí los link de cómo seguir Apoyo Bíblico vía web:

Estudios y meditaciones sobre: Las Escrituras
a)    Religión no es religar:

b)    La formación de la biblia:

c)    Atentado contra las Escrituras:

Estudios y meditaciones de Doctrinas Básicas:
a)    El Señorío de Cristo:

b)    ¿ Aceptar o Convertirse ?:

c)    El Fin del Antiguo Pacto:

d)    El Nuevo Pacto:

e)    ¿ Diezmar ?:

f)     ¿ Música cristiana ?:

Estudios y meditaciones de Discipulado:
a)    El Maestro y el aprendiz:

b)    Lo que cuesta ser discípulo del Señor Jesús:

c)    Para la juventud cristiana:

d)    Actitud, Dirección, Disciplina:

e)    Principios Básicos para una vocación de servicio en el Señor:

f)     Un Verdadero Obrero:

g)    La Carrera Espiritual de tu vida:


Estudios y meditaciones sobre los últimos tiempos:
a)    El Ecumenismo:

b)    La apostasía:

c)    El Sistema:

d)    La Iglesia en el sistema:

e)    La conspiración del sistema:

f)     La masonería:


Meditaciones para la Iglesia:
a)    El Señor Jesús Viene:

b)    Doctrinas aborrecidas por el Señor:

c)    La Iglesia en casas:

d)    Rudimentos básicos para una Iglesia en casas:


La Paz del Señor Jesucristo con todos vosotros.

IGLESIA EN CASAS

INTERLINEALES ELECTRONICOS

NT INTERLINEAL GRIEGO - ESPAÑOL

CONCORDANCIA Y DICCIONARIO TRADUCTOR GRIEGO ESPAÑOL DE NT

LIBROS MAB

ORGANIZACIÓN MINISTERIAL DE LA IGLESIA

EL CRISTIANISMO ACTUAL

¿DENOMINACIÓN CRISTIANA?